Banes y Gibara en el oriente de Cuba se convierten en focos del coronavirus y la dictadura castrista opta por militarizarlas.