En plena crisis del coronavirus, los médicos venezolanos hacen colas de horas para comprar gasolina